- ¿He perdido la razón?
- Me temo que sí. Estás demente. Pero te diré un secreto. Las mejores personas lo están.